Desgaste emocional en docentes

El día 10 de octubre, se celebró el día Mundial de la Salud Mental. La organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicó en el año 2018 el informe Health at a Glance: Europe 2018 , en el que se analizaba la incidencia de los trastornos mentales más importantes en los principales países europeos. Se calcula que uno de cada seis habitantes de la UE padece alguna patología de esta índole, pudiéndose extrapolar dichos resultados al resto del mundo.

El Estrés como “conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción”, se muestra como uno de los problemas más referidos en salud mental, pues si bien a corto plazo es muy útil, e incluso, fundamental para nuestra supervivencia, si se mantiene en el tiempo puede derivar en patologías más severas, es estados de ansiedad e incluso en depresión.  Cuando estas circunstancias forman parte del día a día de una persona, cuando se convierte en un algo crónico, es cuando aparece el cansancio, fatiga o agotamiento emocional, diferentes nombres para denominar a un mismo trastorno.

La pandemia del Coronavirus a nivel mundial, incide de manera clara en la labor de los docentes como así lo expone una encuesta del Sindicato CSIF en España, realizado durante el tiempo de confinamiento por el estado de alarma. Dicho estudio, pone de manifiesto que dicha situación, ha provocado “desgaste emocional” en el 94,69% de los docentes, que ahora trabajan más horas que antes. 

Éstos resultados reflejan el sentir de los docentes y avalan lo que vienen detectando el sindicato desde que se decretó el estado de alarma: desgaste emocional, sobrecarga de horas empleadas en su trabajo y dificultades para conciliar.

El cansancio emocional presenta diversos síntomas.

Las personas que lo padecen hablan de una especie de inercia física y mental que lleva a afrontar el día a día con una sensación de pesadez y falta de energía que deriva en desencanto, desilusión y desesperanza.

Es una apatía muy característica que se instala en la mente de los afectados y les lleva a tener una gran dificultad para concentrarse y abordar las tareas del día a día. Se produce un distanciamiento afectivo respecto a los demás, una irritabilidad y una gran dificultad para pensar. 

Y no debemos confundirlo con estados depresivos, pues mientras que ese trastorno conlleva una pérdida de la estima, en el cansancio emocional la auto imagen suele permanecer intacta.

Tampoco se trata del síndrome de fatiga crónica, que implica una serie de síntomas físicos que no siempre acompañan a la fatiga emocional. Esta se suele caracterizar más por una sensación de desinterés y desmotivación constante, de no sentirse con fuerzas de seguir adelante.

Un perfil típico de persona que suele padecer este trastorno es el que se exige demasiado a sí mismo. Aquel que busca la perfección en exceso, con expectativas demasiado altas y que vive con la sensación de que nunca hace lo suficiente ni que llega a las metas que se ha autoimpuesto.

Una realidad la de los docentes que, en demasiadas ocasiones, se encuentra asociada a tareas burocráticas excesivas, instrucciones poco claras e incluso falta de ellas, falta de apoyo en el teletrabajo y carencia de medios técnicos.

Los docentes se han convertido, de la mañana a la noche, en “expertos” en resolver problemas online, debiendo realizar un esfuerzo masivo por adaptarse a gran velocidad, utilizando en muchas ocasiones más la vocación que los recursos que no se les ofrece.

A todo ello, se añaden los interrogantes organizativos abiertos para la vuelta a las aulas durante la desescalada y de cara al curso, la sensación generalizada entre los profesionales de que la Administración no les tiene en cuenta en su toma de decisiones.

4 ideas en “Desgaste emocional en docentes

  1. Jael Mateo Urbina Responder

    Un artículo muy cierto y clarificador que explica muy bien el estado emocional de muchos profesionales de la enseñanza. Enhorabuena

  2. Liliana G. Zanatti Responder

    Excelente Artículo. Felicitaciones profesor Máster Ismael Dorado, Usted da Cátedra del tema, con todas sus aristas. Bravo!!

    • actuedurd Responder

      Muchas gracias por su comentario. El Profesor Ismael Dorado es un colaborador habitual en nuestro proyecto y un magnífico profesional.
      Saludos
      Equipo ActuEDU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *